Más democracia es poner más casillas en la declaración del impuesto del IRPF

renta

El sistema de democracia participativa de votar una vez y callar 4 años es muy pobre. Ya lo dijo el Nobel de Economía Amartya K. Sen. Los cargos electos tienen 4 años para hacer y deshacer. Y si tienen mayoría absoluta pueden gobernar sin contar con la opinión del resto de fuerzas políticas. Eso NO es democracia real.Más casillas X en la IRPF de España

Ni siquiera hay un organismo objetivo que evalúe el grado de cumplimiento del programa electoral. O sea, que un partido puede prometer lo que quiera y luego hacer justo lo contrario (ya ha pasado). El colectivo Polétika quiere llenar ese hueco, presionando a los partidos políticos para alcanzar una sociedad más justa y menos desigual.

Pero si queremos una democracia más real es necesario ir a la raíz del control: los presupuestos. Para ello es urgente aumentar el número de casillas en la declaración del IRPF (Impuesto de la Renta de las Personas Físicas). A través del IRPFpodemos mejorar mucho nuestra democracia, porque podríamos elegir parcialmente el destino del dinero de nuestra contribución al sostenimiento del Estado.

Actualmente al hacer la declaración del IRPF podemos elegir sólo dos opciones independientes entre sí:

  • Dedicar un 0.7% de tu contribución a “Fines Sociales” (programas que desarrollan entidades sociales y ONG).
  • Dedicar un 0.7% de tu contribución al sostenimiento económico de la Iglesia Católica.

Estas dos simples elecciones representan un porcentaje muy bajo y apenas otorgan poder al ciudadano. Ha habido serias iniciativas de añadir más opciones, como por ejemplo lasmás 125.000 firmas que pidieron una casilla en la Renta para investigar el cáncer, promovida por un padre que perdió a su hija por esa enfermedad. Otra propuesta ha sido dedicar una casilla a la investigación científica en general.

Por supuesto, para evitar graves desequilibrios, los ciudadanos no deberían poder elegir el destino del 100% de su contribución, pero entre el 20 y el 30% es perfectamente factible. Inicialmente podría ser menos, a modo de prueba.

Elegir el destino de parte de nuestros impuestos aumenta el sentido de la palabra democracia. Todo se puede poner en la casilla y luego, que decidan los españoles.

Destino de los impuestos en España, según el propio gobierno

Destino de los impuestos en España (IRPF 2015), según el propio gobierno (pincha para ampliar y verás cosas sospechosas)

Inicialmente, el porcentaje de libre disposición no debería ser superior al 30% ya que, entre otros motivos, la gente que no hace declaración de la renta podría verse discriminada y, por otra parte, los que menos paguen eligen menos (eso se resolvería eligiendo todos sobre el total, y no sobre nuestros propios impuestos).

En todo caso, no es admisible que los gobiernos nos traten como si fuéramos niños que no sabemos lo que nos conviene. No es lógico que ellos puedan administrar el 100% de los presupuestos que salen de nuestro bolsillo. Mira en el gráfico de la derecha la distribución de los presupuestos (según el gobierno) y dinos si estás conforme: ¿De verdad defensa sólo se lleva el 2%, igual que medio ambiente?

El formulario del IRPF debería tener muchas opciones y cada ciudadano podría marcar las que considerara oportuno, repartiendo entre ellas su porcentaje de libre disposición. Esas opciones podrían ser propuestas por los ministerios, organizaciones sociales, partidos… Además de las ideas citadas anteriormente, nosotros proponemos la inclusión de estas casillas en las próximas campañas del IRPF:

Lo bueno de poner casillas en el IRPF es que te da la opción de elegirlas o no, da igual si son temas que consideras importantes o no, positivos o negativos. El número de casillas en el IRPF es fiel reflejo de la libertad de un pueblo.

Tal vez, en el futuro todos o casi todos los ministerios tendrán unos presupuestos básicos, y el resto será elegido por los ciudadanos, quienes decidirían a qué ministerios y para qué fines concretos quieren que vaya destinado su dinero.

NOTA FINAL: La intención de este artículo es invitar a la reflexión más que pretender una propuesta concreta. Si nuestra sociedad se considera adulta, debemos elegir dónde va nuestro dinero y no sólo a quién lo decide.

Pepe Galindo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *