Los pelotas del PSOE a la deriva

_susanadiazmicaelaveronica22mvictoria_637aa7dd

 

Llevo varios días haciendo de voyeur en redes sociales de archiconocidos paniaguados y paniaguadas del PSOE andaluz. Dicen que las ratas son las primeras que huyen del barco, en Andalucía no huyen a otro barco porque no tienen otro barco al que subirse. Llevan décadas cobrando sueldos públicos astronómicos. O montando empresas que sólo facturan a la Junta de Andalucía. O deambulando de escaño en escaño sin oficio al que volver. O fundando asociaciones de mujeres, de agricultores, de jóvenes o de empresarios que han sido engordadas a través de los presupuestos públicos andaluces incluso sin actividad conocida.

O produciendo programas para la televisión pública andaluza, donde a las productoras amigas se les paga muy bien por un trabajo que podrían perfectamente hacer los profesionales de la casa. O haciendo un periodismo servil que ha llevado a muchos de estos pelotas de estar de asesores de prensa de un gabinete de la Junta a cubrir al PSOE en periódicos o emisoras relevantes (y amigas). También se ha dado el paso a la inversa, pasar de un medio relevante a escribir discursos y diseñar estrategias de comunicación de los inquilinos de la Junta.

Podría seguir enumerando una casuística interminable de pelotas, paniaguados e indigentes intelectuales que defienden lo indefendible porque no defienden ideas políticas, sino sus privilegios en una tierra en la que ser libre es suficiente para sufrir la exclusión laboral. Podría también dar nombres y hasta formar un árbol genealógico para que fuéramos capaces de ver con claridad hasta qué punto de obscenidad el PSOE ha creado en Andalucía una telaraña de poder de dimensiones planetarias.

Estas pobres criaturas están estos días dándolo todo por las redes sociales en defensa de su empresa y en contra de Unidos Podemos, la amenaza directa a esta empresa de favores que el día que cierre pondrá en la cola del paro a una multitud de ineptos que no saben hacer otra cosa que obedecer y defender lo indefendible sólo por puro instinto de supervivencia. Abandonaron la universidad con 20 años para pasar a ser concejal y hoy, con 40 o 45, no tienen dónde caerse a nivel profesional.

Insultan, descalifican, no dan una sola idea y actúan como auténticos sectarios reaccionarios, a pesar de que un día parecieron ser personas progresistas interesadas en que la gente sencilla tuviera derecho a una vida digna y no se tuviera que arrodillar ante ningún poderoso. Actúan como si fueran los embajadores del IBEX-35 en Andalucía, compartiendo editoriales infames de El País contra Unidos Podemos y retuiteando a lo más granado del facherío español si el tuit incluye un ataque directo o indirecto a la coalición que lidera Pablo Iglesias. Se creen que forman parte de la parte gruesa de la cuerda. ¡Pobrecitas criaturas!

Hablan de igualdad, sanidad, educación pública y derechos humanos como en el lenguaje de los indios, sin sujeto. Y, lo más triste de todo, de carrerilla porque no es un discurso que les nazca, sino que lo repiten como papagayos de los argumentarios que a diario les pasa el partido, su empresa.

De todos los partidos socialistas, el andaluz es sin duda el menos socialista, el más podrido por la corrupción, el que más tics antidemocráticos tiene, el más soberbio, el más sectario, el más indigente intelectualmente y el más cercano a las eléctricas, a los bancos y a los grupos de poder económico que reciben con honores a la presidenta de la Junta, quien actúa como una manigera antes los que realmente (la) mandan.

Leyéndolos y viéndolos actuar dejan ver el miedo que tienen a que su castillo de privilegios se derrumbe y lo mal que llevan que en el juego democrático hayan entrado actores que amenazan su estatus y a su partido-empresa, que se ha turnado tantos años con la derecha que usan el mismo argumentario contra lo nuevo e insultan con la misma violencia la inteligencia de los ciudadanos. Da risa si no fuera porque da mucha pena comprobar qué punto de degradación moral y ética se puede alcanzar por conservar los privilegios.

@RaulSolisEU

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *