¿Solo Primark incumple condiciones laborales en el tercer mundo?

PRIMARK LA SEXTA

 

El pasado viernes, la Sexta Televisión, a través de su programa “Equipo de Investigación”, nos sumerge en el maravilloso mundo de las gangas y del caldo de cultivo que (según ellos) es España para servir casi dicho literal, como “ratas de laboratorio” para el consumismo desmesurado de las masas de consumidores españoles.

Clama y llama la atención, que durante el mayor porcentaje de la emisión del susodicho programa, solo se haga alusión a una cadena irlandesa (Primark), como si fuese la única cadena que tiene montada la red de “explotación de personas en el tercer mundo” para la fabricación de ropa. Hasta tal punto, que la principal cadena textil española, ha tenido que cederle en alquiler a Primark un gran edificio de la capital madrileña. Porque queda claro, que esta cadena irlandesa es la única que gana dinero con la explotación de personas en los países asiáticos. Claro está que las demás cadenas textiles que operan en España o extranjeras, están en total retroceso, en caída en picado por cumplir estos cánones de ser tan cumplidoras de la legalidad, tanto en España como de los controles para que las personas que operan para ellos fuera del territorio nacional operen igualmente.

¿Tan claro lo tienen los reporteros de “Equipo de Investigación”?. Para hacer mas válido todo, una empresa de estudio de mercado en España para aclarar que los españoles están concienciados con la procedencia de fabricación de la ropa, así como de las condiciones laborales y personales de quienes las elaboran. 

Un grato aplauso al equipo de periodistas y sobre todo por esclarecernos, que si dejamos de comprar en la cadena irlandesa, nuestras conciencias estarán mas tranquilas, igual que las de quienes han creado el guión de tan bonita producción.

Desde LA OTRA UTRERA nos preguntamos …¿que intereses mueven estos hilos? ¿por y para que?…

Estamos seguros que tirando de ese hilo, muchos nos sorprenderíamos de que llega a nuestra vista, oídos y mente a través de la “caja tonta”.

LA OTRA UTRERA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *