La modista utrerana Catalina González Martín, tres décadas trabajando moda nupcial y comuniones

catalina-gonzalez-martin-katy-750x478

La infancia de la utrerana Catalina González Martín, más conocida en la localidad como «Katy», transcurrió junto al pantano Torre del Águila, en El Palmar de Troya. Criada en un rancho, con una familia de diez hermanos, su padre trabajaba en la construcción de canales, saliendo de casa a las cinco de la mañana y no volviendo hasta por la noche, cuando ya todos los niños estaban acostados. Al hablar de su padre se le ilumina la cara, asegurando que «lo veíamos los domingos nada más, era un gran trabajador».

Un convoy del ejército norteamericano, que se dirigía hacia la base de Morón de la Frontera iba a cambiar para siempre la vida de «Katy» sin que ella lo supiera en ese momento. Era común que los soldados dieran pequeños regalos a los chiquillos que salían a ver la caravana, como golosinas e incluso revistas. En una de estas comitivas cayó en las manos de Katy un folleto publicitario de un curso de costura por correspondencia, no dudó en apuntarse y ahí se iniciaba una fructífera relación con el mundo de la moda que llega hasta hoy.

«En realidad la costura la llevo en los genes, porque mis dos abuelas se dedicaban a este mundo. Con una sabana que me trajo mi padre le hice los primeros vestidos a mis hermanas para la feria de Villamartín. Parece que salieron bien, gustaron, se corrió la voz y enseguida comenzaron muchas personas a encargarme trabajos», explica la utrerana.

Convencida de que el mundo de la costura era verdaderamente lo suyo, Katy se lanzó a la aventura de convertirse en empresaria para terminar instalándose en el pasaje Coliseo, en la calle Álvarez Hazañas. Incluso convenció a su marido para que dejase su trabajo en el campo para ser su mano derecha, realizando tanto tareas manuales en el taller de costura como labores comerciales. De esto han pasado ya 30 años y la ilusión de Katy sigue igual que el primer día. «Me quedan dos años para jubilarme, pero a mí me gusta tanto mi trabajo que estoy pensando en aguantar un poquito más».

La utrerana ha llevado a cabo trabajos en muchos sectores de la moda, como trajes de fiesta, calle o flamenca, para terminar especializándose en las novias y en las comuniones. Precisamente en el mundo de las comuniones trabaja prácticamente durante todo el año, ya que la empresa que dirige, Creaciones Katy, fabrica colecciones al por mayor para toda Andalucía.

En todos estos años el nombre de Katy no es conocido solo en Utrera y en los alrededores, ya que ha llevado a cabo trabajos para clientes de casi toda Andalucía, teniendo una especial cartera en Sevilla, por lo que afirma que «en la Feria de Sevilla por ejemplo, me siento casi como en casa, porque he hecho muchos trajes de novias para clientas sevillanas y conozco a mucha gente».

Lógicamente en todos estos años, Katy ha estado en constante proceso de aprendizaje, tratando de adaptar su negocio al ritmo de los tiempos, algo en lo que también han contribuido los avances que se han producido en el mundo de los tejidos, creándose nuevas opciones que posibilitan el crecimiento de la creatividad del modista.

A la hora de hablar del estado de salud de la moda en Utrera, Katy asegura que «han salido en nuestra tierra muy buenos diseñadores jóvenes. Yo el único consejo que les puedo dar, es que el secreto en este sector no es otro que trabajar duro, es una profesión muy sacrificada, donde tienes que tener mucha psicología para tratar a cada persona, llevártela a tu terreno y ser capaz de conseguir crear lo que viene buscando».

 

UTRERADIGITAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *