Picke y Mazzini no fueron los autores de las famosas cartas donde se presagiaban tres guerras mundiales

Albert Picke, Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo de grado 33 de la masonería y Giusseppe Mazzini, líder Carbonario, precursor de la Logia P2 y fundador de la Mafia italiana.
Albert Picke, Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo de grado 33 de la masonería y Giusseppe Mazzini, líder Carbonario, precursor de la Logia P2 y fundador de la Mafia italiana.
13 may 16. La predicción casi exacta del desarrollo de las dos Guerras Mundiales y la teoría de la Tercera Guerra Mundial es conocida por aparecer incluida en la introducción del libro “Peones en el Juego“, publicado en 1958 por William Carr, un ex oficial de inteligencia de la Marina Real de Canadá.

Carr afirmó que supo de la carta por medio del anti-masón chileno Cardenal José María Caro y Rodríguez de Santiago, autor del libro “The Mystery of Freemasonry Unveiled“. Pero en el último libro de Carr, titulado “Satan, Prince of This World“, escrito en 1959, incluyó una nota que dice lo siguiente:

“El custodio de estos manuscritos recientemente informó al autor de que esta carta no está catalogada en el Museo Británico. Parece extraño que un hombre conocido del Cardenal Caro Rodríguez hubiera dicho que la misma era de 1925 “.

Más tarde el Museo Británico ha confirmado por escrito al investigador Michael Haupt que tal documento nunca ha estado en su poder.

Esta cita es casi igual a un texto del libro antes mencionado del Cardenal Rodríguez de Santiago, que a su vez se puede remontar a la libreta de “Le diable au XIXe siècle“, escrita en 1894 por Gabriel Jagond-Pager, más conocido por Leo Taxil el bromista, donde afirma que la cita fue tomada de una carta de Pike a Mazzini escrita en el año 1871. Esta cita describía a la perfección la revolución bolchevique, que siendo broma o no la cita, es anterior a 1917 en que se inició dicha revolución.

Taxil fue supuestamente expulsado de la masonería y se cree que utilizó este hecho para vengarse de la masonería escribiendo improperios y mentiras contra ellos en decenas de libros. Taxil causó enorme sensación en 1885 cuando aparentó su conversión y vuelta a la Iglesia católica porque sus publicaciones llenaban diariamente periódicos de tendencia católica. El mismísimo Papa León XIII llegó a recibir a Taxil en una audiencia especial.

El libro de Leo Taxil sí que estuvo listado en el Museo Británico, por lo cual se entiende que fue este libro y no las cartas entre Picke y Mazzini lo que vio el Cardenal José María Caro Rodríguez. Pero lo insólito es que en la obra de Leo Taxil escrita en 1894 se describe a la perfección la historia de las dos guerras mundiales de 1917 y de 1939 y una tercera por fraguar.

En definitiva, estamos ante un hecho muy similar al de Los Protocolos de los Sabios de Sión, que rastreando vemos similitudes 100 años antes de la publicación de estos Protocolos en un libro muy similar titulado “Los Secretos de los Ancianos de Bourg-Fontaine“, enfilado claramente contra los Jansenistas, que era un movimiento Francés Católico declarado enemigo de… oh, casualidad, los jesuitas.

Escuchar: ¿Quién escribió los Protocolos de los Sabios de Sión? con Jorge Guerra y Moisés Rojas

Similar también a otro hecho para ocultarse en la Historia diluyendo su presencia detrás de la Revolución Francesa cuando lanzaron el libro “Memorias para servir a la historia del Jacobinismo” , escrito por el jesuita Augustin Barruell para desviar la visión histórica culpando a la masonería illuminati de Adam Weishaupt, que en la realidad fue la ejecutora mas no la autora intelectual de aquella Revolución.

Los jesuitas, con su astucia y sus retorcidos y maquiavélicos planes, van derramando confusión a lo largo de la historia. Su rastro, aunque sinuoso, es en este caso detectable en la relación de personajes que hemos expuesto. Taxil pudo muy bien ser compensado por la iglesia Vaticana-Jesuita para colar los planes que ellos mismos diseñan con siglos de antelación y dejar así marcados a otros como culpables para toda la eternidad, casi siempre judíos y masones que retratan en estos panfletos citados como enemigos de un catolicismo siempre expuesto como víctima, lo cual deriva en refuerzo y mejora de la imagen del Papa católico que representa al Imperio Romano Vaticano que gobierna gran parte del mundo bajo disfraz religioso.

Jorge Guerra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *