La manifestación de la desolación

 

Manifestación a favor de Carlos Lozano en la Plaza de Callao (GRAN HERMANO VIP)
Manifestación a favor de Carlos Lozano en la Plaza de Callao (GRAN HERMANO VIP)

Manifestantes de todos los puntos geográficos de España se congregaron en Madrid para mostrar su apoyo con una causa de suma “importancia”: ¡GRAN HERMANO VIP!

Madrid, 8 de abril de 2016, colapsado. El motivo: una manifestación. No penséis que como enHannover la protesta iba dirigida al TTIP o como en otros puntos del mundo la comida transgénica era la clave de esta multitudinaria reunión, no. España es diferente, la gente prefiere sacar sus pancartas y pinturas para mostrar su apoyo a unos concursantes de Gran Hermano. Prefieren que sus voces y sus energías sean consumidas por los mass medias, dándoles el beneplácito de la consecución de sus intereses, tan particulares como tristes.

Parece que cuando G. Orwell acuñó en su novela 1984 el termino “Gran hermano” olvidó los procesos mentales que podían llevar a cierta parte de la población a violar su libro y convertirlo en un reality showde lo más absurdo. Usar algo (la novela) que nos dice como funciona la sociedad para ganar dinero en un medio (la TV) que entorpece la progresión del ser humano es básicamente una desfachatez. Es inviable perturbarse a estas alturas de la vida con estas situaciones de díscola moral, en la que se transforma cualquier cosa en su opuesto para seguir oprimiendo a la población y porque no, seguir enfrentándola entre sí. Lo curioso de todo esto es las miles de personas reunidas en Madrid podrían hacer algo mejor por el bien común.

La manifestación podría ser una lucha por los derechos económicos de los españoles, que en periodos de crisis (en Neolengua denominado desaceleración económica) ven como sus recursos son cada vez más limitados o atendiendo a la mayoría de jóvenes que se presentaron en Madrid, bien podría haber sido el desempleo (que seguro que muchos de ellos viven) el objeto de su unión, ya que casi el 25% de los menores de 30 años en España están en esa situación.

La sanidad y educación deberían ser puntos obligados para estar ahí, luchando en asociación. Cada vez recibimos atenciones de menor calidad en ambos sectores y lo aceptamos con resignación, impasibles hacía el trato que nos ofrece el gobierno, que ve como sus ciudadanos sienten la necesidad imperiosa de salir a la calle porque su concursante favorito puede lograr la hazaña de coronarse en un programa antes que salir para luchar por sus condiciones laborales, económicas o de salud.

Los congratulados directores de las televisiones darán más cavidad e importancia a sus programas, sumiendo a estos “manifestantes” en una lucha que jamás podrán ganar. Se pondrán la camiseta de su participante favorito (como un seguidor de futbol) y serán fieles a su cita con la transmisión, mientras que fuera, en la calle, alzando la vista un poco, veremos algunos como nos fumigan. Entretanto, ellos serán felices, habrán conseguido su objetivo.

Lo más irónico de todo esto, es el apoyo que han conseguido a nivel nacional. En cualquier periódico podemos leer acerca de la famosa manifestación de Madrid sobre el programa. Ya sea para generar risas o empatías, esta información es compartida por miles de personas en redes sociales o a través de conversaciones que surgen tras el conocimiento de esta situación. ¿Cómo estaríamos ahora si causas como la lucha contra los chemtrails, el TTIP, la desigual social,… tuvieran el mismo calado informativo y de esparcimiento social que está?

Es poco factible el pensar que causas realmente justas y en las que una gran conspiración nos acomete vayan a llegar a buen puerto dado el control mediático que tienen los gobiernos. Pero pensándolo fríamente, si miles de personas son capaces de congregarse por un programa de TV y tener calado informativo, quien sabe como podemos repercutir en su sistema si ayudamos a concienciar a la gente con temas de real importancia y que le afectan en su día a día.

Un Saludo

Ragnarok

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *