Paseo a vista de pájaro por la Sevilla anterior a la Expo

«Sevilla en el alma» es la nueva producción de Juan Lebrón, que rescata imágenes inéditas en alta calidad tomadas desde un helicóptero entre los años 1987 y 1990

Todo comienza al amanecer, con un plano secuencia que muestra la ciudad desde el monasterio en ruinas de la Cartuja, pasando por unacalle Torneo donde reinaba el ferrocarril hasta Plaza de Armas y el tapón de Chapina… Como un pájaro que sobrevuela Sevilla, van apareciendo las imágenes de un Paseo Colón en el que ya han comenzado las obras del Teatro de la Maestranza y el palacio de San Telmo en estado de deterioro antes de convertirse en sede de la Presidencia de la Junta de Andalucía.

Juan Lebrón lo ha vuelto a hacer. Tras las producciones de «Semana Santa» o «Sevilla clásica», ha rescatado del baúl de los recuerdos lasimágenes inéditas que se guardó para sí hace ya casi 30 años a sabiendas de que, llegado el momento, se convertirían en una joya que debía ser puesta a disposición de los sevillanos.

En vísperas de la conmemoración del 25 aniversario de la Exposición Universal, Lebrón ha producido una nueva película sobre la ciudad, de unos 25 minutos de duración, en la que se aprecia cómo fue latransformación de la ciudad de cara al 92, con planos que rodó junto a los mejores profesionales de la época entre 1987 y 1990.

«Soy un poco bruto, hace 35 años aposté para este momento, sabía la importancia que esas imágenes iban a tener 30 años después». El productor afirma a ABC que «ciudades como Sevilla necesitan preservar lo mejor posible su propia memoria histórica y yo estoy seguro que no hay ninguna ciudad en Europa que tenga documentada su transformaciónen tan poco espacio de tiempo». Lebrón explica que en un lustro, Sevilla fue capaz de recuperar «una margen del río que hoy día hay pocos sitios que se le igualen en todos los conceptos. Es una ciudad absolutamente privilegiada».

Aquello, para Lebrón, fue una apuesta económica importante: «Me alegro cada día más de haber tomado la decisión de hacerlo en un formato que perdurara, rodándose con las mismas cámaras y mismos negativos que “Lawrence de Arabia” o “Ben Hur”, en negativo en cine 35 mm». El resultado es que, tres décadas después tras una revolución tecnológica sin parangón, los planos de finales de los 80 tienen la misma definición que los que tendrían si se hubieran rodado en la actualidad.

Fotograma de la película donde se oserva la corta del río
Fotograma de la película donde se oserva la corta del río

Una película en cada casa

«Sevilla en el alma» es una película «única» que, al igual que las anteriores que Lebrón dedicó a la ciudad, está basada en un concepto social. Es decir, el filme no estará comentado, serán los propios sevillanos quienes la comenten viéndola en familia. «Estas imágenes van a emocionar al público, que seguro que parará la escena y volverá atrás para recordar aquella ciudad distinta de antes de la Expo».

Por ello, Lebrón quiere que la distribución de la película se haga a través de la prensa, de forma que en cada casa esté la película próximamente. Algo así como ocurre con la de «Semana Santa», que se han vendido 387.000 copias en todos los soportes en los que se ha editado desde que salió.

Canal Sur acaba de comprar también los derechos de emisión durante cuatro años, por lo que podrá proyectar la película en cinco ocasiones.

El Prado de San Sebastián desde el aire
El Prado de San Sebastián desde el aire

¿Cómo se rodó?

Lebrón vino a Sevilla durante esos años para realizar las imágenes la Expo, junto a un equipo en el que, entre otros, estaba José Luis Alcaine, el mejor director de fotografía del momento. «Venía por diez días con el equipo y alargaba la estancia tres días más para grabar. A mí me interesaba la ciudad», afirma el productor.

Así, utilizó en los rodajes un helicóptero que recorría la ciudad en toda su extensión. «Esto hoy en día sería imposible, primero porque está prohibido y, segundo, porque alquilar un helicóptero un día cuesta 10.000 euros», comenta.

Fotograma de la construcción del Teatro de la Maestranza
Fotograma de la construcción del Teatro de la Maestranza

Las imágenes son espectaculares, gracias también a que «el piloto estaba loco, hacía acrobacias en lugares como el puente de la Barqueta que permitieron rodar los planos más impactantes». En el filme se observa la construcción de todos los puentes, desde el Alamillo al del Centenario, pasando por un time-lapse grabado por el propio Juan Lebrón de la maniobra de giro del de la Barqueta.

Además de la construcción de los puentes o del Teatro de la Maestranza, en «Sevilla en el alma» aparecen a cielo abierto las obras del metro en la Plaza Nueva, el puente de hierro abriéndose o los estadios del Betis -antes de la ampliación del 2000- y del Sevilla -sin el centro comercial de Nervión Plaza delante-.

Las obras del metro en la Plaza Nueva
Las obras del metro en la Plaza Nueva

Sevilla, de día y de noche

La película comienza con un amanecer en la Cartuja y termina con el ocaso con música jazz de Mile Davis. Con secuencias grabadas con rollos de cinco minutos, es una delicia el plano de Visconti tomado desde el puente de Triana, que recuerda al neorrealismo italiano, y otro en el que la luna es la protagonista y en el que la cámara pasa muy cerca del Giraldillo.

En el filme aparece también el amanecer de la Madrugada, el alumbrado de la Feria o la llegada de las carretas del Rocío. Todo ello, gracias a una selección musical exquisita, desde Arturo Pareja Obregón a Manolo Sanlúcar pasando por Antonio Vargas y Harry Manuel de Falla.

 

 

ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *