Aeropuertos, miradores, y hospitales fantasma: así engañan los políticos antes de elecciones (Parte I)

El hermano del presidente de Estados Unidos John F. Kennedy y senador hasta su muerte en 2009, Edward Kennedy, decía que en la política “pasa como con las matemáticas: todo lo que no es totalmente correcto, está mal”. Quizá esta frase, pronunciada tan lejos de nuestras fronteras, sea trasunto de la forma de hacer las cosas por parte de algunos políticos made in spain. Calle a calle y año a año, hombres y mujeres de diferentes ideologías y partidos prometen y prometen, y si la promesa no cae en saco roto, a veces los resultados son cuanto menos… decepcionantes. Bien por su poca utilidad o bien por los costes desorbitados que han generado a las arcas públicas para acabar, del mismo modo, siendo inútiles. No están todos los que son pero sí son todos los que están. Ciudad por ciudad: malas decisiones, proyectos estrafalarios, absurdos, costosos, muy costosos, casos de corrupción, y espera, mucha espera de los ciudadanos que tienen que escuchar de boca de sus políticos proyectos que cambiarán su vida y que al correr de los años, en algunos casos, solo dejan el hedor que dejan todas la promesas no cumplidas.

Madrid

El exalcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, es uno de los ejemplos que mejor aúnan los conceptos de política y despilfarro. Hasta 530 millones de euros costó finalmente el traslado de la sede del Ayuntamiento de Madrid desde la popular plaza de la Villa donde estaba ubicado al Palacio de Telecomunicaciones situado junto a la plaza de Cibeles. Es decir, una ‘mudanza’ que inicialmente se presupuestó en 40 millones de euros derivó en una desviación que supera el 1200%. El intento fallido de encumbrar a Madrid como sede de los Juegos Olímpicos implicó un derroche de millones públicos y, por consiguiente, un puñado de infraestructuras a medio terminar. Por citar un ejemplo, en el Centro Acuático Madrid 2020 se invirtieron 54 millones de euros, pero está abandonado y destinado al deterioro.

Burgos

La historia del aeropuerto de Burgos es la de una decadencia. Tras tres años de obras y una inversión de 45 millones, en el año 2008 se abrió al tráfico aéreo. Ocho años después, después de haber tenido cifras de más de 20.000 pasajeros, este año, tal y como publicaba Vozpópuli, ninguna compañía aérea ha presentado oferta para volar en el mismo. Sin vuelos comerciales desde el pasado verano, la situación es tal que apenas se ha superado la centena de pasajeros en enero.

Ourense

En 2009, a bombo y platillo, anunciaba el ya retirado presidente de la Diputación de Ourense, José Luis Baltar –acusado de ofrecer trabajo a una mujer a cambio de sexo-, que esperaba reunirse con el consejero de Industria para tratar la construcción en Trasmiras de la primera base del mundo dedicada a la investigación, desarrollo, construcción y prueba de aviones no tripulados. Entonces, el proyecto estaba “en manos de la Xunta”, dijo Baltar, algo que el aún presidente gallego matizó: “cautela y prudencia”. No estaba en manos de la Junta sino bajo “estudio” de la Xunta. La oportunidad de ser el primer centro pasó, pero en 2012 se hizo público que el municipio estaba siendo objeto de estudio por parte de empresas estadounidenses para trasladar un centro ya existente en Italia, para que más tarde se paralizara el proyecto. 7 años después de las primeras informaciones, nada. Algunos partidos reclaman avanzar con el proyecto, mas todo sigue en eso… proyecto.

Toledo

En la década del 2000, el Ayuntamiento de Talavera consideró muy necesario crear una circunvalación para la ciudad, una construcción que contemplaba levantar un puente atirantado sobre el río Tajo. Las obras de este comenzaron en 2007 y, a pesar de estar en servicio desde 2011, apenas tiene tráfico porque la circunvalación nunca llegó a buen término. En total, el puente de Castilla-La Mancha alcanzó los 74 millones de euros, tuvo un sobrecoste del 28% y su mantenimiento es prácticamente inabordable para las autoridades locales.

Soria

Un núcleo urbano en un terreno natural protegido… ese era el objetivo de laCiudad del Medio Ambiente de Soria. Un macroproyecto urbanístico en el que Castilla y León invirtió 52 millones antes de que el Constitucional anulara la ley que amparaba su construcción y ordenara el derribo de sus ‘cúpulas de la energía’, acabando con el despilfarro más escandaloso de la historia de la provincia.

Barcelona

Si bien en la ciudad condal se podría hacer memoria y encontrar la más variopinta cantidad de casos de obras o esperas eternas, cabe destacar el lento avance del AVE de La Sagrera, que fue proyectada en el año 2009. La macroestación del AVE, que lleva ya varios años en obras, se prevé que esté acabada en menos de 4 años, “antes del 2020”, según ha prometido Fomento. De momento, a los barceloneses les toca esperar otros cuatro años, si no más, con todo patas arriba.

Cáceres

Existe en Cáceres un antiguo matadero, ubicado junto al Carrefour donde miles de cacereños tiran de tarjeta de crédito al año. En 2004, en aras de consolidar la ciudad como la meca del botellón para los universitarios de la región, prometieron convertir el lugar en un gran centro de ocio. Hasta 2.000 metros cuadrados tendría la macrodiscoteca planeada; una docena de pubs y restaurantes; multicines con bolera incluida; un gimnasio, sala de exposiciones, tiendas y, para que los niños no molestasen… ¡También pensaron en construir una guardería donde depositarles! Pese a que estaría abierto en 2005, el matadero continúa reinando el solar; la vida nocturna de Cáceres late lentamente y de los dos multicines que existían ya solo queda uno. A esta promesa no cumplida le sucedieron otras, como el AVE Madrid-Lisboa que cruzaría Extremadura a la velocidad del rayo o la apertura de El Corte Inglés que nunca se construyó, hasta llegar 2007, cuando el expresidente de la Junta de Extremadura Juan Carlos Rodríguez Ibarra anunció, según el diario Hoy, la construcción del Aeropuerto Internacional de Cáceres. El plano ya estaba, solo que databa de 1976, por lo que cabe pensar que llevan 40 años ‘timando’ a los cacereños con el aeródromo.

Palma de Mallorca

El Velódromo de Palma, más conocido como Palma Arena, es un emblema de la corrupción y el despilfarro en nuestro país, con políticos en la cárcel, la monarquía implicada a través de Iñaki Urdangarin y la Infanta Cristina por la pieza derivada del caso Palma Arena, el caso Nóos, este pufo que llevó al expresidente balear Jaume Matas a prisión se presupuestó en 48 millones, descubriendo los socialistas al acceder al Gobierno que Matas había autorizado unos sobrecostes de 42,6 millones, hasta un gasto total de 90,6 millones de euros.

Sevilla

El arquitecto berlinés Jürgen Mayer las bautizó con el rimbombante nombre deMetropol Parasol, pero el ingenio de los sevillanos pronto las apodó Las Setas de la Encarnación por su ubicación en la plaza de la Encarnación de la capital andaluza. Es la estructura de madera más grande del mundo, cuenta con dos imponentes columnas de hormigón que albergan los ascensores de acceso a un mirador y costó a las arcas públicas 123 millones de euros, cuando en principio iba a costar 50 millones.

Ciudad Real

Después de una inversión de más de mil millones de euros, el aeropuerto de Ciudad Real, el primero construido en España con capital privado, echó el cierre definitivo en abril de 2012, después de que comenzara a funcionar en diciembre de 2008. Tras entrar en concurso de acreedores, los administradores concursales cifraron su deuda en cerca de 320 millones. En julio de 2015 la sociedad china Tzaneen International, se adjudicó el aeródromo manchego en una subasta con una oferta de 10.000 euros, anulada por el juez y con el consiguiente recurso de la empresa ante el Tribunal Constitucional. La quiebra y abandono del aeropuerto de Ciudad Real explica en parte la caída de Caja Castilla-La Mancha, por cuya gestión está siendo juzgado Juan Pedro Hernández Moltó, expresidente de CCM.

Gijón

Hace un año, El Comercio calculaba que el gasto de la obra y la conservación del túnel del metrotren, un proyecto de renovación del ferrocarril suburbano enAsturias presentado en el año 2000 por Fomento, y que fue desarrollado principalmente en Gijón, había costado hasta la fecha 137,7 millones de euros, según datos del Ministerio de Fomento. En el subsuelo de la ciudad asturiana existe un túnel de 3,9 kilómetros que ya tiene 8 años de vida y cada año suma unos gastos millonarios a los ciudadanos en mantenimiento. Adjudicado en 2003, el proyecto, varado en la nada, lleva 13 años siendo un ejemplo de macroproyectos sin culminar. Actualmente, según detallan a Vozpópuli, el túnel sigue igual, sin vías, a él solo acceden las cuadrillas de control y tiene un coste anual de mantenimiento de 100.000 euros. Pero no es la única barbaridad que han tenido que soportar los gijoneses. En 2006 el Principado de Asturias autorizó la construcción de la regasificadora de El Musel, que costó 382 millones de euros. Esta instalación portuaria, que buscaba reactivar y generar empleo en el puerto de la ciudad, fue declarada ilegal por el Tribunal Supremo al estar a menos de dos kilómetros de núcleos urbanos, como exigía la normativa, y es que en el caso de que hubiera habido una explosión en los tanques, que habrían almacenado 600.000 metros cúbicos de gas, habría equivalido a la explosión de 100 bombonas de butano por cada gijonés, matando instantáneamente a prácticamente todos los habitantes de la provincia.

Almería

La radiografía del AVE en tierras almerienses ha provocado que los habitantes de la zona se lleven las manos a la cabeza en más de una ocasión. Después de más de 500 millones de euros gastados, la construcción del AVE que pretende conectar Almería y Murcia está completamente paralizada. Por lo pronto, la inversión se ha materializado en cerca de 28 kilómetros de trazado de doble vía ejecutados en tierra de nadie.

Pamplona

Cada cuatro años, entre las promesas electorales de los distintos candidatos a la Comunidad foral, la alta velocidad se encuentra entre lo más común, pero legislatura tras legislatura ésta sigue sin llegar. Además, otra promesa recurrente es la nueva estación de tren de Pamplona, algo que, lamentablemente… sigue sin llegar.

Bilbao

De entre los proyectos que rallan el absurdo podemos encontrar el puente Zubi Zuri de Bilbao. Esta obra del arquitecto español Santiago Calatrava ha vivido dos episodios que pese a ser un episodio puntual pone de manifiesto la locura que es a veces primar la estética a la utilidad. El ayuntamiento decidió añadir una rampa para conectar una zona a otra altura a la de la salida natural del puente a la estructura, contra lo cual Calatrava denunció al consistorio por 3 millones de euros – se resolvió con una indemnización de 30.000 euros- por vulnerar el derecho de integridad de su obra. Pero la cosa más surrealista es que debido a que el suelo del puente es de cristal y cuando llovía en la ciudad vasca los ciudadanos se resbalaban por la superficie, el Consistorio decidió poner una alfombra a lo largo de la superficie, una medida poco elegante, pero útil, aunque insuficiente… dado que cuando llueve la alfombra se empapa completamente.

Alicante

La Ciudad de la Luz de Alicante, cuyo principal valedor fue Eduardo Zaplana (PP), pretendía convertirse en una especie de Hollywood español, pero a día de hoy solo es un complejo industrial que saldrá a subasta por 94 millones cuando costó 500, según ha calculado su actual consejero delegado, el socialista Miguel Mazón. Desde 2005, apenas se han producido unas 60 películas en sus instalaciones. Se trata de la segunda subasta que el Gobierno valenciano negocia con la Unión Europea, ya que la primera quedó desierta.

Gran Canaria

El derroche de dinero público no solo afecta a la Península. La isla de Gran Canaria ha sido la cuna de gastos tan innecesarios como el de 350.940 euros en una enorme bandera de cerca de 300 metros cuadrados sobre un mástil tan alto como un edificio de 20 plantas a propuesta del PP. A gran escala, los políticos canarios tampoco se libran de rozar el disparate. El tren que conectará Las palmas de Gran Canaria con Maspalomas es uno de los emblemas. El presupuesto para la construcción de toda la infraestructura del tren asciende a más de 1.500 millones de euros para apenas 60 kilómetros de recorrido, obviando que la región tiene una tasa de desempleo de casi un 30%.

Salamanca

“Después de 20 años esperando, El Corte Ingles tenía prisas por abrir su centro de Salamanca…”, así relataba el diario El Mundo la apertura de los famosos centros comerciales en la ciudad universitaria. Al igual que muchas ciudades españolas, Salamanca quería un El Corte Inglés… pero las prisas, aunque se lleve mucho esperando no son buenas. Tras 6 años abierto, el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Salamanca declaró nula “la licencia urbanística para la construcción” del centro comercial, y que fue ratificado por el Tribuna Superior de la comunidad.

 

 

VOZ POPULI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *